Desde el principio de esta crisis sanitaria, un grupo de ingenieros, emprendedores, profesores de Tecnología y FP del Instituto Fernando III y voluntarios de Martos empezaron a colaborar a través de grupos en las redes sociales para poner sus medios, su creatividad y su solidaridad al servicio del personal sanitario. Desde el primer momento han contado con el apoyo incondicional del Ayuntamiento de Martos y decenas de pequeñas y medianas empresas locales.

Con el avance implacable del COVID19 en nuestro país, esta red, al igual que tantas otras, se ha visto superada por la amplia demanda que están teniendo las mascarillas de tela y las viseras de plástico que fabrican y es en este momento, cuando se plantean el reto de industrializar la producción de las viseras.


La red de voluntarios acude a las empresas del sector de automoción con el reto de hacer un molde para fabricación en serie de las viseras en un tiempo récord. Estas empresas, lideradas por la planta marteña de Valeo, aceptaron el desafío propuesto: fabricar masivamente y con urgencia un equipo que proteja a personas de salpicaduras que puedan acarrear posibles contagios, dando una respuesta rápida a necesidades del personal más expuesto a este virus en nuestra sociedad a día de hoy.

– Somos Martos